Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

El 60% del cerebro está formado por grasa

Datos

El 60% del cerebro está formado por grasa

Si estás cuidando tu figura dejando por completo las grasas, tal vez debas pensarlo dos veces. Tu cerebro está compuesto en un 60% por grasa, por lo que las personas que llevan una dieta baja en ácidos grasos omega 3, son más propensos a sufrir un desgaste acelerado en el cerebro.

Claro que no se trata de comer chicharrones y papas fritas, sino grasas saludables que aporten nutrientes a tu cerebro y que no llenen de grasa innecesaria a tu cuerpo como pescados azules, aguacate, aceite de oliva, nueces, entre otros.



La grasa es clave en la evolución humana

De acuerdo con algunas teorias de la Universidad de California y de la universidad sudafricana de Witwatersrand, la gran presencia de grasa en el cerebro nos diferencia de otros primates. Tanto es así que el cerebro triplicó su tamaño con respecto al de los monos gracias a la ingesta de carne –un elemento clave junto con el descubrimiento del fuego–. 

 

En su página web, Raquel Marín, neurocientífica y profesora de Fisiología en la Universidad de La Laguna (Tenerife), ahonda en la causa de que haya tanta grasa en el cerebro: “Una de las razones es que es aislante de la electricidad y las células fundamentales del cerebro (las neuronas) ‘hablan’ entre sí a través de impulsos electroquímicos. Sin esa grasa, y con las neuronas ‘hablando’ a la vez, nuestro cerebro se podría incluso sobrecalentar”.

 

Estas teorías hacen pensar que la falta de grasas necesarias para el cerebro pudiera provocar un deterioro paulatino de este. Aquí la importancia de romper la creencia de que todas las grasas son malas, pues las hay aquellas que traen muchos beneficios para tu salud.

Cinco alimentos adecuados para el cerebro

Pescados azules. 

Pescados como las sardinas, el salmón, el atún o la trucha aportan una gran cantidad de ácidos omega 3, es decir, de grasas beneficiosas para el cuerpo humano en general y para el cerebro en particular. Tanto es así que incluso se recomiendan en procesos de depresión y estrés. 

 

Aguacate. 

Se trata de un fruto que puede resultar básico para la alimentación, dado que aporta nutrientes que ayudan a estabilizar el azúcar en sangre. Además, proporciona energía al cerebro.

 

Aceite de oliva virgen extra.

Los tipos de aceite de oliva son muchos y de calidades muy diversas. Cuando es virgen extra y está prensado en frío, aporta una mayor cantidad de polifenoles, es decir, antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y el deterioro de las neuronas cerebrales. 

Como el aceite de oliva pierde muchas de sus propiedades cuando se le aplican altas temperaturas, es mejor emplearlo en ensaladas o como condimento.

 

Aceite de coco orgánico (prensado en frío). 

Al ser rico en grasas saturadas, este aceite no ha gozado de gran popularidad hasta que se ha demostrado que las grasas que realmente afectan a la salud son las grasas trans. Es más, las grasas saturadas que proporciona no son como las de la carne roja o el queso, sino que son triglicéridos de cadena media, los cuales metabolizan mucho mejor (están presentes también en la leche materna). Todo ello convierte al aceite de coco biológico en un alimento clave para mitigar, en la medida de lo posible, enfermedades como el alzhéimer o la epilepsia.

 

Nueces. 

Al igual que los pescados azules, las nueces son una excelente fuente de grasas omega 3, con la salvedad de que estas son de origen vegetal (algo menos potente). Eso sí, como principales propiedades se encuentran la estimulación de la función cerebral y su capacidad antioxidante.



Las grasas que debemos evitar

Dado que se han mencionado a lo largo del artículo, cabe señalar que las grasas beneficiosas para el cerebro no deben confundirse con otras que son perjudiciales para el organismo como las grasas trans. Estas han sido señaladas en reiteradas ocasiones por la comunidad científica y médica como uno de los causantes de las elevadas tasas de enfermedades cardiacas. 

Las grasas trans se encuentran en alimentos que han sido sometidos a hidrogenación, como es el caso de comidas rápidas, productos de pastelería industrial y otros productos procesados y fritos. Este proceso sirve para que duren más y conserven su sabor, pero suponen un riesgo para la salud… y, claro está, para el cerebro.



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Cuando los músculos no responden

Categoría

Cuando los músculos no responden

Hablamos de libertad de movimientos cuando no existe restricción alguna de tus movimientos, en especial de los corporales, pero, ¿qué pasa cuando ocurre lo contrario?

Conoce el caso de Alejandra, quien logró recuperarse de una distonía muscular que limitaba su andar afectando su vida cotidiana.

Por más sencillo que sea un movimiento, bien sea coger un vaso de agua, caminar del cuarto a la sala de tu casa o andar en bicicleta, son acciones que nos hacen sentir libres de ataduras. 

Pero, ¿qué pasa cuando ocurre lo contrario?. Entonces hablamos de restricciones involuntarias. Se trata de una anomalía que afecta al movimiento del cuerpo, es decir, una distonía.

Una historia de vida

Los problemas de Alejandra comenzaron con una molestia poco usual en el cuello. Sin embargo, este malestar le terminó por impedir realizar con normalidad tareas tan simples como manejar.

Este trastorno puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero es común que se presente en el cuello ya sea con movimientos involuntarios y repetitivos, contracturas musculares y dolor.

Cuando Ale llegó a Neurocenter tenía una postura anómala, con la cabeza girando casi en 90° hacia su lado derecho debido a contracturas musculares. Es una patología compleja que puede presentar como una enfermedad genética o de forma secundaria a diferentes padecimientos como enfermedades metabólicas, neurodegenerativas, neuroinfecciones, tumores, infartos cerebrales o intoxicación por drogas. 

Se le llama distonía focal cuando afecta a un sólo músculo, como a Ale, quien desarrolló esta secuela luego de sufrir un cuadro infeccioso. 

“La distonía me ha enseñado a desarrollar nuevos aspectos inesperados de mí misma. He llegado a sentir que me gustan los desafíos”, dice Alejandra cada vez que le preguntan por la enfermedad.



Recuperando el control

No existe una cura como tal para la distonía muscular, pero sí tratamientos para mejorar los síntomas. La terapia física puede aliviar el dolor y ayudar a relajar los músculos.

Otro tratamiento exitoso son las inyecciones de neurotoxinas para eliminar las contracturas que no mejoran con la terapia física. En el caso de Ale fue lo que permitió recuperar una postura normal. 

Uno de los mayores retos por superar entre la población es la desinformación y la poca documentación acerca de la distonía, pero para quien la sufre es igual de importante y requerirá de muchas herramientas, tanto médicas como emocionales, para salir adelante.

El acompañamiento de familiares y de amigos es fundamental en cualquier proceso de recuperación y en el caso de Ale fue un aspecto clave. “Gracias a ellos, me levanto cada mañana con ganas de superarme a mí misma”.

No permitas que esta enfermedad te paralice. Busca tratamiento y la ayuda especializada de médicos y psicólogos para enfrentar la distonía.

¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Una herramienta hacia el buen dormir

Servicios

Una herramienta hacia el buen dormir

Los trastornos del sueño suelen ser subestimados y en muchas ocasiones ni siquiera se diagnostican, mucho menos se tratan, sin embargo puede ser muy sencillo detectarlos a través de una Polisomnografía,que nos permite estudiar la calidad de sueño y si existe alguna enfermedad asociada.

Y es que el trastorno puede ser tan “normal” que ni siquiera sabemos que lo tenemos. Tal es el caso de Adriana, quien toda su vida ha pensado que su síndrome de piernas inquietas era parte de su forma de dormir, y no un padecimiento.

¿En qué consiste una polisomnografía?

Este trastorno consiste en una sensación de urgencia de mover las piernas, frecuentemente acompañado por una sensación extraña en las mismas, difícil de explicar por quien lo padece.

“Siempre decía que era mi forma de arrullarme, pues la necesidad de mover las piernas no me dejaba dormir, en cambio al moverlas sentía tal alivio que paulatinamente me vencía el sueño”, nos comenta Adriana.

Este síndrome está relacionado con casos de estrés, ansiedad y problemas para dormir en quien lo padece, pudiendo a llegar a afectar la calidad de vida, tanto en el ámbito personal, laboral o escolar. Además de que tiene una alta prevalencia entre las personas que padecen de insomnio o déficit de atención e hiperactividad.



Adriana llegó a Neurocenter luego de que tuviera un periodo de casi un mes con problemas para dormir por las noches, más de lo normal, pues según nos compartió siempre ha tardado en conciliar el sueño.

“En mi familia hay varios casos de insomnio, y yo misma puedo decirte que no sé lo que es dormirse de manera inmediata o si quiera antes de 30 o 40 minutos una vez que te acuestas”, nos compartió esta paciente en su primera cita.

 

Para poder descifrar mejor lo que sucedía con Adri decidimos realizar una polisomnografía, que es un estudio completo del sueño que incluye:

El análisis del conjunto de toda esta información nos permitirá saber cuál es el problema que está alterando el sueño, y cómo puede solucionarse.



“Tenía muchas expectativas, pues era la primera vez que tomaba en serio mi necesidad de resolver mis trastornos del sueño, siempre hice menos el buen dormir, y estaba empezando a pagar las consecuencias no sólo con mi salud física, sino mental”.

El estudio inicia en la noche con la colocación de los electrodos y sensores, posteriormente se le pide al paciente que duerma el resto de la noche, concluyendo el estudio a la mañana del día siguiente.

Gracias a esta prueba pudimos diagnosticar a Adriana con el síndrome de piernas inquietas, el cual estaba relacionado a ansiedad y sus frecuentes noches de insomnio.”Es increíble lo que un buen diagnóstico puede hacer por tu recuperación, es como encontrar el camino a seguir en medio del bosque”, expresa nuestra paciente.

Adriana tiene ya un par de meses en tratamiento, y los avances obtenidos son excelentes y nos dan certezas para seguir brindando nuestros servicios. La polisomnografía, que además de ser una excelente herramienta diagnóstica, nos da la oportunidad de ofrecer soluciones específicas a nuestros pacientes, y principalmente noches de buen dormir.



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Actualización de software en tu cerebro

Datos

Actualización de software en tu cerebro

Como si se tratara de un sistema operativo, los “circuitos” de nuestro cerebro están en constante actualización para mantener la expansión de nuestro conocimiento. Un estudio reveló que las neuronas ubicadas en la zona estriada del cerebro y las neuronas ubicadas en la corteza prefrontal parecen sintonizarse continuamente para absorber y analizar rápidamente nueva información.

 

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) publicó un estudio en la revista Neuron en donde detallan de qué forma el cerebro humano es capaz de absorber y de analizar rápidamente nueva información, lo que llamamos aprendizaje. 

 

Para ello, los investigadores realizaron varias pruebas de aprendizaje con monos mientras medían sus ondas cerebrales a través de una electroencefalografía (EEG). En las tareas de aprendizaje, los científicos ya habían demostrado que las neuronas en la zona del cuerpo estriado del cerebro, la que controla la formación de los hábitos, eran las que se activaban en primer lugar y luego eran seguidas por una activación más lenta de las neuronas de la corteza prefrontal, el sistema de control ejecutivo del cerebro.

 

Sin embargo, la intención era averiguar si esta activación escalonada era provocada por una comunicación entre ambas regiones cerebrales o se trataba de dos sistemas independientes. Gracias a la medición de ondas cerebrales, los investigadores descubrieron que mientras los monos estaban aprendiendo la tarea, aparecieron nuevos patrones de ondas cerebrales, las llamadas ondas beta, que para sorpresa de los expertos, comenzaron a sincronizarse, lo que demuestra que ambas regiones, el cuerpo estriado y la corteza prefrontal, se están comunicando.

 

Según las conclusiones del estudio, nuestros “circuitos” están en constante actualización para mantener la expansión de nuestro conocimiento, y “ahora estamos viendo la evidencia directa de las interacciones entre estos dos sistemas durante el aprendizaje, que no se había visto antes”, sentencia Miller.

 

En otro estudio realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos) y publicado en la revista Nature se asegura que cuando nuestro órgano fundamental recibe una información diferente a sus perspectivas se produce una especie de fallo. 

 

Este tipo de “errores” están relacionados con la dopamina, ya que este neurotransmisor se libera únicamente cuando la corteza orbitofrontal actualiza la información. Thorsten Kahnt, profesor de neurología en Northwestern y participante en el estudio comenta que cuando estaba en el instituto se encontró con un amigo que solía tener el pelo largo y rizado y, de repente se le encontró con el pelo rapado. “Mi cerebro lo procesó como un error. Es entonces cuando la corteza orbitofrontal del cerebro actualiza la información, así sabes lo que tienes que esperar mañana”, comentó Kahnt.

 

Para desarrollar esta investigación, los científicos mostraron diferentes comidas a un grupo de participantes hambrientos.

 

Primero, los acostumbraron a un tipo de olor, por ejemplo, papas, para luego cambiar el olor de ese alimento, confundiéndose con el de otro, como, por ejemplo, caramelo.

 

De este modo, cuando se expuso una papa con olor a caramelo a uno de los participantes, la actividad cerebral de estos se incrementó.



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Un mundo diferente

Padecimientos

Un mundo diferente

El mundo puede ser diferente de distintas maneras, así nos lo enseñan cada día los niños y personas que padecen un Trastorno del Espectro Autista. Lucía nos cuenta cómo atesora lo diferente gracias a que ahora ve la vida a través de su hijo David, quien padece Síndrome de Asperger.

Queremos que esta mamá, que aprende y desaprende tanto en el camino, te cuente de viva voz cómo ha sido su transitar desde que David fue diagnosticado, hasta su entendimiento de este trastorno.

“Cuando por fin el médico me dijo que estaba esperando a mi primer hijo, sentí la ilusión más hermosa de todas. Mi esposo y yo habíamos soñado por mucho tiempo con este momento. Cuando nació, él era un niño guapísimo, muy despierto, observador, todo parecía ir como tenía que ir.

Sin embargo, con los años empecé a observar cómo mi hijo no se interesaba por cosas tan normales como interactuar con otros niños. Con frecuencia le molestaban los ruidos fuertes y sonreía muy poco, así que decidimos ir a un especialista y, para nuestra sorpresa, le diagnosticó TEA, es decir: Trastorno de Espectro Autista”.

 ¿Qué es el TEA?

Se estima que la incidencia de autismo a nivel mundial es de 3 a 6 niños de cada 1,000, siendo 4 veces más común en varones que en mujeres, sin tener predominio por alguna raza o situación socioeconómica. En el 2016 en México se realizó un estudio de prevalencia indicando que 1 de cada 115 niños presentan esta condición.

El autismo abarca un conjunto de trastornos llamados espectro autista, que afectan la sociabilización y las habilidades para la comunicación, incluyendo patrones de conducta repetitivos y restringidos.

En este espectro deben incluirse ciertas afecciones que antes se consideraban distintas, como el síndrome de Asperger, y algunas formas no especificadas de trastornos generalizados durante el desarrollo.



“No les voy a negar que me llené de miedo e incertidumbre, a un grado abrumador, pero luego fui investigando y entendiendo cómo era mi hijo y ahora puedo asegurar que llevar esa situación no es difícil, solo es cuestión de entendimiento”.

El autismo normalmente se presenta a partir de los tres años. Es un trastorno a nivel neurológico y se mantiene durante toda la vida, así que no existe cura como tal, pero se podría decir que es una condición que puede enseñar mucho a la familia en general.

“Uno de los primeros síntomas que observé en mi hijo fue la falta de interés en relacionarse con otras personas, en especial con niños. Y por si fuera poco, su tendencia a la comunicación comenzó a disminuir.

En otras ocasiones notaba que tenía comportamientos repetitivos. Por ejemplo encender y apagar las luces un determinado número de veces. o completar una tarea por poco importante que fuese”.



En casa, todo marchaba bien con David, sus papás estaban informados y él recibe las terapias necesarias para ayudar a su neurodesarrollo y buscar su integración social, así como su independencia, sin embargo aún se enfrentan a muchos estigmas.

“Lo malo fue que la falta de información de los maestros, y quizás un poco de esa inocencia de los otros niños, lo hicieron sentirse poco adaptado y le generó mucha tristeza”.

Es aquí donde el conocimiento, el diagnóstico y, por supuesto, un buen tratamiento son tan importantes. El mundo puede ser diferente de distintas maneras, pero por ellos vale la pena lo diferente.



No importan tus circunstancias, tenemos un tratamiento para ti.

¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Un objetivo claro

Servicios

Un objetivo claro

Los trastornos de la memoria se presentan como consecuencia de diversas enfermedades neurológicas, principalmente las neurodegenerativas o por daño cerebral adquirido. Con el programa de rehabilitación de la memoria se busca la reeducación de las funciones que se muestran deficientes o con notable pérdida.

Tras sufrir un accidente que le provocó un traumatismo craneoencefálico, Pablo resultó con distintas secuelas neurológicas, una de ellas, pérdida de memoria. Casi un año después de empezar distintos procesos de rehabilitación, nos cuenta cómo ha sido recuperar sus recuerdos.

El caso de Pablo es muy peculiar, pues es muy joven, pero también muy alentador por su recuperación. A sus 28 años y luego de recuperarse en el hospital de un traumatismo craneoencefálico, empezó con el proceso de rehabilitación de algunas secuelas menores.  Una de ellas fue la pérdida de funciones de la memoria.

¿Sabes en qué consiste la rehabilitación de memoria?

Antes de su accidente, este joven estaba por terminar su maestría en Ciencias Geológicas de la UANL, la cual tuvo que poner en pausa para concentrarse en su recuperación. “Aún con los grandes retos de salud que tenía por delante, me dolía no poder terminar mis estudios”, nos confiesa Pablo.

La rehabilitación de la memoria forma parte de un programa integral de rehabilitación cognitiva que se basa en la reducción del déficit cognitivo que le permita a la persona su integración social en todos los ámbitos. 

En Neurocenter buscamos integrar metas personales a nuestros objetivos de recuperación, por ello quisimos que Pablo encontrara motivación en retomar su maestría. 

La estimulación de la memoria bajo la conducción de un especialista en neuropsicología incluye tareas o actividades sencillas, como la resolución de crucigramas, test mnemotécnicos, entre otras actividades. “Reconozco que no ha sido fácil pasar por esta experiencia, pero siempre he tenido una actitud positiva que me impide rendirme ante las dificultades”.

Y es que es importante señalar que los resultados dependen también de la buena disposición del paciente, así como del apoyo y ayuda de sus familiares, así que en este caso llevábamos las de ganar, pues los padres y hermanos de Pablo se involucraron por completo en su recuperación.



Gracias a los objetivos diseñados, la estrategia implementada, la buena actitud de Pablo y su fuerte red de apoyo, logramos:

  • La restauración de las funciones cognitivas afectadas.
  • La reducción de trastornos conductuales
  • La mejoría de su calidad de vida 
  • Y que lograra terminar su maestría.

 

“Literalmente recuperé mi vida, esa que parecía haberse esfumado de mi mente”, nos platica Pablo con una sonrisa en su rostro.

 

Cada caso que atendemos deja una experiencia imborrable en cada uno de nosotros. Son estas experiencias las que nos motivan a seguir innovando y diseñando alternativas de atención que nos permitan ayudar a más personas que requieran atención Neurológica.

Todo ello nos reafirma la convicción de que sin importar las circunstancias de nuestros pacientes, juntos podemos ayudarles a dejar de perder y empezar a ganar.



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Cómo tener una consulta exitosa

Servicios

Cómo tener una consulta exitosa

Es común que muchos de nuestros pacientes lleguen dudosos a su primer consulta neurológica, y sin tener muy claro qué es lo que sucederá en su primer encuentro con el especialista o si podrán obtener un diagnóstico.

Por ello es que a través del caso de Eugenia, queremos platicarte cómo es que funciona esta fase, qué es lo que puedes esperar y cómo puedes prepararte previo a tu cita con nosotros.



Servicio de Consulta y Diagnóstico

Eugenia llegó a Neurocenter con secuelas de una parálisis facial, con muchas dudas y otros tantos temores sobre su recuperación, pero también con mucha claridad sobre lo que quería obtener de su consulta médica. “Yo quería salir con respuestas, deseaba empezar ese mismo día mi recuperación”, afirma. 

En este punto es importante recordar que una consulta neurológica no es como cualquier otra consulta de medicina general, pues además de atender la molestia por la cual el paciente acude a consulta, hay que indagar más sobre su padecimiento, ¿hay otros síntomas neurológicos? ¿tiene familiares que hayan pasado por algo similar? ¿su motivo de consulta representa una urgencia que requiera hospitalización? Estas y muchas otras dudas pueden responderse con una adecuada historia clínica.

Por ello, cuando Eugenia llegó puntualmente a su cita, pasó con un médico encargado de realizar su historia clínica, la cual se obtiene a través de un amplio interrogatorio de datos generales, desde la edad, ocupación y lugar de residencia hasta antecedentes médicos personales como enfermedades previas, uso de medicamentos, cirugías, entre otras cosas. 

“Sentí que fue una entrevista muy detallada, me preguntaron sobre mis síntomas, cuándo empezaron, cómo evolucionaron, si tomé medicamentos, qué los agrava o disminuye, antecedentes familiares, actividades recientes, en fin, no dejaron escapar detalle y eso me dio mucha tranquilidad”, nos comentó Eugenia.



Una vez que se tiene el historial médico, el proceso de la consulta continúa con una exploración física neurológica, en la cual se realizan una serie de ejercicios y procedimientos para evaluar el estado neurológico del paciente.

“Evaluaron mi estado cognitivo, cómo estaba mi memoria, el lenguaje, mi atención, orientación y cálculo”, también se revisa la función visual, los movimientos oculares, la función auditiva, la sensibilidad y los movimientos de la cara.

Aunque Eugenia llegó con un caso de Parálisis Facial, de cualquier manera se aplica todo el protocolo para descartar otras complicaciones o causas. Se valora la función motora del resto del cuerpo, no solo si el paciente es capaz de mover un brazo o una pierna, sino también la fuerza que tiene, la coordinación y la marcha. 

En caso de haber debilidad en alguna parte del cuerpo es importante conocer si es de solo una extremidad, si es bilateral o si afecta todo un lado del cuerpo. 

“Recuerdo que también evaluaron mi función sensitiva: dolor, tacto, temperatura, principalmente en el rostro, que es en donde era evidente mi problema neurológico”, nos comenta Eugenia.



Al integrar todos los hallazgos encontrados en la exploración neurológica, junto con los de la historia clínica, en algunos casos se llega a un diagnóstico. Es por esto que el paciente debe ser muy sincero y descriptivo con todo lo que se pregunta y explora.

Aún así, en muchos casos es necesario realizar ciertos estudios, ya sea para confirmar el diagnóstico o para descartar otras causas importantes o más graves. Los más comunes son los estudios de imagen como la resonancia magnética o la tomografía (TAC), los cuales sirven para ver si hay alguna lesión estructural en el cerebro o en la médula espinal que explique la presencia de los síntomas. 

Sin embargo, en el caso de Eugenia no fue necesaria esta solicitud, pues se logró llegar a un diagnóstico a través de su historia clínica y exploración física.

Un factor que ayudó en el caso de Eugenia, fue lo preparada que llegó a su consulta con estudios médicos previos que se integraron en su historia clínica, así como una lista de dudas y preguntas que deseaba realizarle al especialista. Su colaboración a lo largo de todo el proceso permitió que se alcanzara el diagnóstico e incluso prescribir un tratamiento médico.

“Encontré lo que estaba buscando, llegué con muchas dudas y salí con la certeza de que estaba ya en camino a mi recuperación”, expresa sonriendo.

Por ello siempre buscamos hacer hincapié en la importancia de confiar en tu neurólogo y responder de forma sincera y lo más detalladamente posible a cada pregunta para poder llegar a un diagnóstico certero, y así, recibir el tratamiento adecuado.



¿Tienes dudas?

¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Vivir alerta

Padecimientos

Vivir alerta

Crecer con el temor de desarrollar una enfermedad, y finalmente presentarla, resulta dificil de enfrentar, sin embargo Sonia ha logrado superar su miedo de padecer Epilepsia y llevar una vida normal, con disciplina y medicamentos, y sin alertas.

Este caso resulta peculiar dentro de nuestro historial con pacientes con Epilepsia, pues Sonia, desde que era niña tuvo contacto cercano con le enfermedad sin padecerla. Fue testigo de las crisis convulsivas de su abuela y los efectos que estas tenían en su salud.

“Era muy duro ver cómo los ataques dejaban a mi abuela muy cansada, aturdida y desorientada. Recuerdo el miedo que sentía y cómo trataba de estar cerca de ella para darle mi cariño. Era algo que me preocupaba”, relata.



¿Qué es la epilepsia?

La Epilepsia es un padecimiento que no necesariamente tiene una predisposición genética, pero si se presenta en miembros de la misma familia, de ahí el miedo de Sonia de ella misma desarrollar la enfermedad, y es que la epilepsia puede presentarse por igual en niños y adultos. 

En el caso de Sonia se presentó siendo aún joven, pero su cercanía con el padecimiento desde pequeña le ayudó a entender mejor la enfermedad. “Cuando comencé a experimentar convulsiones quise saber más sobre qué es epilepsia: así podría aprender a vivir con esta enfermedad, cómo tratarla y prevenir los ataques que pudiera tener”.

Y así ha sido, aunque padecer la enfermedad y aprender a vivir con ella puede ser un proceso muy duro, pues resulta mental, física y emocionalmente agotador, cuando se encuentra el tratamiento adecuado se puede lograr llevar una vida normal, con las precauciones necesarias.



Adiestrando la mente

Una de las claves para disminuir y controlar la epilepsia es aprender a identificar los síntomas de las crisis de cada paciente en particular, ya que cada ataque varía y depende de la parte del cerebro donde comienzan las alteraciones. “Cuando comienzo a sentir alteraciones en mis sentidos o en mi estado de conciencia, entonces sé que vendrá una convulsión”.

Esto ayuda no sólo a identificar una crisis, sino también a evitar algunas consecuancias como golpes, caídas o accidentes. “Cuando siento algún síntoma, trato de recostarme, sentarme y pedir ayuda para evitar lesiones. Tener un tratamiento adecuado también es una de las mejores alternativas para tener una vida totalmente normal”.



Una solución a largo plazo

Existen diversos tratamientos para tratar la epilepsia y es importante prescribir el indicado para cada caso. A Sonia el tratamiento farmacológico le ha permitido tener un control casi total de sus crisis.

“Este tratamiento en particular ha cambiado mi vida por completo, hace ya varios meses que no presento convulsiones y me siento con mucha energía y concentración. Después de varios, años he podido retomar el control de mi vida y dejar de vivir alerta”, afirma con una sonrisa.

Tenemos un tratamiento para ti

¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

El agua y tu cerebro deben ser mejores amigos

Datos

El agua y tu cerebro deben ser mejores amigos

¿Ya tomaste suficiente agua? Deshidratarte tan solo un 2% hará que te sea sumamente difícil cumplir con tareas que requieren atención, habilidades psicomotoras y de memoria a corto plazo. 

Y es que el agua y la función cerebral están más relacionadas de lo que pensamos. Solemos creer que consumir agua está más relacionado con la salud de los riñones, hígado o corazón, y sí, pero no olvidemos que entre el 80% y 90% de nuestro cerebro está formado por agua, así que si nos privamos del vital líquido, tendrá consecuencias también en él.

La deshidratación ocurre cuando pierdes más líquido del que ingieres, y tu cuerpo no tiene suficiente agua y otros fluidos para llevar a cabo sus funciones normales. Suele ocurrir en situaciones de mucho calor, en las que se suda más de lo habitual, o tras realizar actividades deportivas que requieren de gran esfuerzo y sin descansar adecuadamente.



Consecuencias de la falta de agua en el cerebro

Un nuevo estudio ha investigado cómo afecta la falta de líquidos en el cuerpo al funcionamiento del cerebro. Un equipo del Instituto Tecnológico de Georgia ha utilizado escáneres cerebrales y tareas sencillas y repetitivas pensadas para evaluar la capacidad de respuesta de sujetos que habían perdido muchos líquidos y no se habían rehidratado. 

 

Los trece voluntarios realizaron las tareas asignadas en tres escenarios distintos: 

  1. En reposo e hidratados
  2. Después de situaciones de calor prolongado, ejercicio y sudoración pero bebiendo agua durante el ejercicio.
  3. Después de situaciones de calor prolongado, ejercicio y sudoración sin agua. 

 

Las pruebas que tuvieron que llevar a cabo consistían en, durante 20 minutos, pulsar un botón cada vez que un cuadrado amarillo apareciera en pantalla, pudiendo ocurrir esto según patrones regulares o al azar. Se pretendía evitar la complejidad cognitiva para que el proceso neuronal fuese lo más similar posible al utilizado normalmente en movimientos repetitivos. Otros estudios han demostrado que este tipo de respuestas neuronales son las que se producen en funciones motoras repetitivas como trabajos manuales o ejercicios militares. La monotonía de estos procesos puede provocar faltas de atención que se acentúan en situaciones de calor, estrés o pérdida de líquidos.

 

Durante la deshidratación se observaron alteraciones en los patrones de activación neuronal, activándose con mayor intensidad las áreas necesarias para completar la tarea y otras que no son necesarias. Los investigadores creen que esto último se debe a una respuesta del estado fisiológico del cuerpo diciendo “estoy deshidratado”. 

 

Mindy Millard-Stafford, líder del proyecto, afirma que “incluso estando hidratados, el calor y el ejercicio también afectó a los sujetos durante la tarea, pero en menor medida que la deshidratación”. La deshidratación provoca que algunas partes del cerebro se hinchen y que tareas sencillas y monótonas se vuelvan difíciles de completar.

 

Otros estudios han demostrado que el descenso de tan sólo un 2% de agua en el cuerpo puede causar una pérdida momentánea de memoria, dificultad con las matemáticas básicas y problemas al enfocar la vista sobre una pantalla de computadora o sobre una página impresa.

 

De acuerdo con encuestas aplicadas, el 37% de los seres humanos lo confunde con hambre, por ello se recomienda no esperar a tener sed para beber agua sino hacerlo de manera rutinaria cada hora o cada 45 minutos para mantenernos correctamente hidratados.

Lo mejor es no ponerse una meta obligada, puesto que cada organismo tiene unas necesidades en función de su actividad. Lo ideal es mantenernos hidratados a lo largo del día.

Es importante tener en cuenta que una deshidratación severa puede ocurrir como consecuencia de padecimientos que provocan vómito y diarrea y es especialmente peligrosa en niños y adultos mayores. En estos casos es necesario buscar atención médica.



Referencia: Melinda L. Millard-Stafford, Matthew T. Wittbrodt & team. Institute of Technology of Georgia. ‘Exercise‐heat stress with and without water replacement alters brain structures and impairs visuomotor performance’. Physiological Reports (2018). DOI:



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Rehabilitación de secuelas neurológicas tras un cáncer cerebral

Padecimientos

Rehabilitación de secuelas neurológicas tras un cáncer cerebral

El cáncer cerebral supone el 2% de todas las patologías oncológicas y aunque las secuelas neurológicas dependen de en donde se ubique el tumor, muchas son temporales y pueden mejorar con rehabilitación. 

El daño cerebral producido suele derivar en lesiones focalizadas en una zona concreta o en lesiones difusas afectando a diversas áreas cerebrales, por ello es que las  secuelas varían en función de dicha localización, extensión y gravedad del tumor. 

Tras superar un tumor cerebral el impacto en la vida cotidiana del paciente puede ser importante, por ello es importante considerar alternativas de recuperación, como la rehabilitación neurológica que le ayuden a mejorar su calidad de vida y ganar el mayor grado de independencia posible.

La rehabilitación ayuda al paciente en la recuperación de las funciones alteradas y lo hace a través de un tratamiento intensivo y personalizado a cargo de un grupo multidisciplinario de especialistas que abordan todas las áreas afectadas por el tumor.

El tratamiento dependerá de las áreas que se ven afectadas en la persona, pero tenemos la certeza de que en Neurocenter podemos ayudarles a:

  • Mejorar el habla, la comprensión, la lectura y la escritura.
  • Potenciar la movilidad, fuerza y destreza muscular.
  • Recuperar la independencia en sus actividades cotidianas.
  • Ganar en concentración y planificación.
  • Mejorar su autoestima y retomar su personalidad si ha cambiado.
  • Recuperar su entorno laboral, social y escolar, así como su convivencia familiar.



Secuelas Motoras

En cuanto a las secuelas motoras que se pueden presentar como consecuencia de padecer cáncer cerebral se encuentran: 

  • Déficits en el movimiento
  • Coordinación
  • Fuerza 
  • Equilibrio
  • Patrón de marcha
  • Pérdida de sensibilidad, entre otros.

Tras una evaluación se determina qué tratamiento se debe seguir para lograr los objetivos específicos de cada paciente, el cual puede incluir:

  • Estiramientos pasivo-asistidos.
  • Ejercicios asistidos para ganar fuerza de la musculatura del tronco, y de las extremidades superiores e inferiores.
  • Ejercicios de fuerza en un contexto de actividades funcionales, tanto en miembros superiores como inferiores.
  • Ejercicios de equilibrio con una progresión.
  • Recuperación de la marcha.
  • Tratamiento de la sensibilidad.
  • Tratamiento del dolor neuropático. 
Secuelas Cognitivas

Los aspectos que suelen verse afectados de manera habitual tras padecer un tumor cerebral son:

Aquí es importante detectar y diseñar un plan de rehabilitación cognitiva de la mano de los especialistas en neurología clínica, neurorehabilitación y neuropsicología, pues es un hecho comprobado que con un buen tratamiento se puede mejorar la evolución.



¿Quieres conocer más?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.